Please consider donate. | Por favor, considere doar qualquer quantia para mantermos o site.

Inicial Fórum Peças Os Dois Nobres Parentes Un Shakespeare inédito… y escrito a cuatro manos

Visualizando 1 post (de 1 do total)
  • Autor
    Posts
  • #10862

    ‘Los dos nobles parientes’, compuesta junto a John Fletcher, llega a España

    Palamón y Arcite son primos, sobrinos de Creonte, rey de Tebas, y han caído en manos de Teseo, duque de Atenas. Desde las mazmorras refuerzan su ya legendaria fidelidad, una unidad de destino que ni las mujeres lograrán extraviar… hasta que, acabado de decir, bajo la ventana de la mazmorra pasa Emilia, la hermana de la futura esposa de Tebas. El duelo entre primos por su amor está servido hasta el dramático desenlace, donde intervienen incluso fuerzas sobrenaturales. Ese es el argumento de Los dos nobles parientes, la última obra para la escena que escribió William Shakespeare (1564-1616) y que, inédita hasta ahora en España tanto en papel como en los escenarios, aparece en el segundo tomo del Teatro Selecto que acaba de recopilar Espasa.

    La obra se pudo leer en francés, en el XIX, gracias al hijo de Víctor Hugo

     

    A todo un shakespeariano de pro como Ángel Luis Pujante, que ha vertido la pieza y es catedrático de filología inglesa de la Universidad de Murcia y Premio Nacional de Traducción en 1988 por su versión de La tempestad, le cuesta encontrar una teoría sobre las vicisitudes de esta obra de 1613, y su larga ignorancia en España.

    La pieza tiene algo de misteriosa. En principio, Shakespeare la escribió a cuatro manos con John Fletcher (1579-1625), entonces joven dramaturgo, que coprodujo con el padre de Hamlet obras como Enrique VIIICardenio (basada en un relato de Cervantes y hoy extraviada) yLos dos nobles parientes, a partir de un texto de Geoffrey Chaucer (el autor de Cuentos de Canterbury), que nunca se publicó en vida de Shakespeare, pero que en cambio sí se representó ya en 1613.

    Aún así, nunca apareció compilada en el famoso First Folio de 1623, donde supuestamente se reunieron por vez primera las obras teatrales del escritor, a los siete años de su muerte. “La selección se hizo a ojo de buen cubero y se pensó que esa pieza era más de Fletcher que de él”, arguye Pujante, que no duda de que el primer acto y la mayoría de las primeras escenas son de Shakespeare, por un cierto regusto barroco en la escritura. El traductor recuerda que Los dos nobles parientes se pudo leer en francés en el siglo XIX gracias al hijo de Víctor Hugo y que desde hace 20 años se ha publicado incluida en la obra completa que del autor se han lanzado en Inglaterra y EE UU.

    “El sistema de verificación es sofisticadísimo a partir de una combinación de palabras, de sintagmas y frases y de adjetivos puestos delante y detrás del verbo como sólo hacía él”, argumenta Salvador Oliva, que ha vertido al catalán toda la obra del bardo de Avon y que ha colaborado con Pujante. “Shakespeare es el autor de la historia de la literatura que más palabras utiliza [se calcula que unas 20.000], seguido por Racine, a quien triplica. Su registro de léxico era tal que eso hacía dudar de muchas de sus obras e incluso de que existiera, pero aquí hay construcciones típicas suyas”, dice Oliva, que ya ataca la versión catalana.

    Aclarado el entuerto de la autoría, ¿qué aporta Los dos noblesparientes a la producción shakespeariana? “En su clasificación, está de la media para arriba: el autor se halla en su plenitud y hace lo que quiere con el lenguaje y eso le permite experimentar, en este caso con la búsqueda de lo espectacular”, expone Pujante.

    Otro elemento diferenciador sería, en su opinión, la aparición de elementos sobrenaturales en el desenlace. “Lo que está de moda entonces es la tragicomedia, hay mucha competencia, la compañía teatral exige y el influjo de Fletcher hace mella por lo que Shakespeare vuelve al recurso de lo sobrenatural, de la invocación de los dioses, que excepto en Macbeth y algún otro romance como La tempestad, no tendrá un peso tan capital en el desenlace como aquí”. Pero, ¿por qué arriesga tanto el reconocido Shakespeare al final de su etapa literaria? “No es por dinero sino por su pasión por innovar, algo típico de los grandes artistas… recuerda mucho a Leonardo da Vinci”, compara Oliva. Dos nobles parientes, al parecer.

Visualizando 1 post (de 1 do total)

Você deve fazer login para responder a este tópico.

Fechar Menu